Archivo de la categoría: Yo

treinta

Son los que cumplí hace unos días. Me ha costado un poco y aún me estoy acostumbrando, pero algunos regalitos me lo pusieron más fácil!

Para no mojarme cuando llueve….

Para recordar viejos tiempos…yo había perdido la mayoría de mis libros de Tintín y por fin los tengo todos otra vez!

Para no olvidarme de nada…

Y una cosa que me hacía mucha ilusión… Un curso para hacer cupcakes!

Operación: limpieza

En enero hará dos años que me mudé de casa de mis padres y mi casa necesita un lavado de cara ya mismo. Como vivo muy cerca de casa de mis padres hice la mudanza “a lo loco” llevando cajas y ropa de cualquier manera a lo largo de varios meses por lo que mi casa inmaculada se ha ido llenando de porquería paulatinamente.

Tengo varias metas y quería poner fotos del “cuerpo del delito” pero me da un poco de verguenza, así que las haré del tipo antes/después para no sentirme tan mal.

He aquí como era mi cuarto de costura cuando lo monté:

Qué mono todo!!!

Ahora está hecho una leonera. Pero hay más.

Cosas que tengo que hacer:

– La habitación de la entrada
– La habitación de coser
– El armario (horror).
– La estantería del salón.

En el fondo, el objetivo es más bien TIRAR COSAS INNECESARIAS.

¿Lo conseguiré?

Vuelta a la rutina

Después de vacaciones vuelta a la rutina. En la oficina los ánimos están un poco crispados, y eso no me gusta nada. Si hay que pasarse horas en un sitio lo mínimo es no estar completamente amargado durante todo el día. Tengo la suerte de trabajar y en algo que me gusta (aunque por supuesto no todo sea perfecto) con lo cual me parece una pérdida total de tiempo estar a malas.

Hasta que pase la marea me enchufo los cascos, y por las mañanas al llegar entro a Oye Deb! a que me inspire un poquito, y aprovecho que estos días escribe cada día.

Debo decir, que aunque el tema handmade me interesa muchísimo, ahora mismo mi prioridad es acabar la tesis, y aunque posiblemente Deborah no haya pensado el proyecto para algo como lo mío, la verdad es que me anima un montón leerla (ni que sea porque después de acabar tendré un montón de tiempo libre para dedicarle a las telas y las lanas!)

Un incentivo

Si acabo de una vez mi elkrjslekrjas tesis…me autoregalaré un curso de corte y confección que ahora mismo no tengo tiempo de hacer….

Me gustaría que fuera este.

La ciudad de las flores

Aunque no es la primera, ni la segunda vez que me marcho una temporada, cuando alguien te espera en casa se hace mucho más difícil. Una de las cosas que hacen más fácil mi exilio temporal es la ciudad. Hamburgo es una de las ciudades que más me gustan (seguramente la segunda que más, después de Barcelona). Ya estuve aquí unos meses hace un tiempo pero no la había visto florecer en primavera. Por todas partes donde voy hay flores, cantan los pajarillos, y algun día incluso sale el sol un ratito. Aún así, echo de menos mis paseos primaverales con R. por Barcelona y cuento los días para coger el avión de vuelta!

Me quiero ir a casa!

Últimamente, esto es lo que hay delante de mis ojos la mayoria del tiempo:

Sí… muy… entretenido. Y otro día enseñaré la residencia donde vivo. Para llorar. Me conformo porque tengo que estar relativamente poco tiempo, pero no puedo evitar pensar todas las cosas que querría estar haciendo… Por suerte hay otras que sí lo hacen y por suerte lo cuelgan en su blog, y así me consuelo…
Yo también querría…
Estar en el sofá…
Foto de Attic24, click en la foto

Con un cestito de lana…
Foto de Attic24, click en la foto

O un bastidor…

Foto de Carina’s Craftblog, click en la foto

O sentada a la máquina de coser…

Foto de Lovely Little Hanmades, click en la foto

O horneando…

Foto de Bake at 350. Click en la foto

O…

Mi cámara

Tal como comentaba el otro día, mi objetivo mientras estoy en Hamburgo es aprender a usar un poco la cámara de fotos (ya que mi máquina de coser se quedó en Barcelona). Aprovechando mi visita relámpago a BCN le pedí a mi padre su cámara. Originalmente fue un regalo que le hice yo el mes que gané mi primer sueldo (allá por noviembre de 2006). Mi señor padre tuvo la vista de elegir una compacta bastante decente y con muchas funciones manuales y, lo que son las cosas, al final el favor me lo ha acabado haciendo él (gracias, papá!).

Aquí está mi Panasonic DMC LX2 (pequeña y antigua, pero matona!)

Y aquí mi cuenta de flickr donde iré subiendo las fotos.